¿Cómo puedo mejorar mi memoria musical?

Esto es obvio, pero no por ello es insignificante. La repetición y el ensayo ayudan a aumentar la relación entre la música y nuestra memoria. El objetivo de la práctica debe ser codificar la música en la memoria y luego obligarse a recordar esa información.

HAZ CLIC para Recibir los SECRETOS

Tener un fallo de memoria durante una actuación musical puede ser una experiencia bastante traumática o, como mínimo, embarazosa.

Subirse al escenario y olvidar una simple pieza musical que se creía dominada es quizá una de las mayores causas de ansiedad para los músicos. Dicho esto, incluso los mejores son capaces de cometer errores de memoria. Pregúntele a cualquiera y probablemente le confesará eso.

Cómo mejorar mi memoria musical: Ejercicios de memoria auditiva.

Tanto si se trata de quedarse en blanco durante un segundo en un pequeño concierto de poca importancia como de perderse más allá del punto de no retorno durante una competición importante, la memoria puede ser nuestro peor enemigo cuando se trata de música.

Sin embargo, gran parte de esta ansiedad puede evitarse simplemente aprendiendo a memorizar la música de forma correcta. Parece bastante evidente, pero algunos sistemas son mejores que otros.

Los que aparentemente dominan el arte de la memoria saben que su memoria puede fallar. Por eso, buscan ciertas estrategias de memoria que funcionan y evitan las que no lo hacen. Los psicólogos han hecho carrera creando varios ejercicios de memoria, pero dada la importancia de su tiempo, vamos a ser breves y a ver sólo cuatro de ellos.

1. Practicar con atención
Esto es obvio, pero no por ello es insignificante. La repetición y el ensayo ayudan a aumentar la relación entre la música y nuestra memoria. Sin embargo, tocar algo una y otra vez sin pensar en lo que se está haciendo no va a ayudar a la memoria.

El objetivo de la práctica debe ser codificar la música en la memoria y luego obligarse a recordar esa información con diferentes métodos.

Por ejemplo, intenta tocar una pieza con tu instrumento sin siquiera emitir un sonido. O intenta tararear toda la canción sin ni siquiera mirar la partitura. Si puedes visualizar la partitura en tu cabeza y “tocar” mentalmente la canción de principio a fin, podrás escuchar mejor la pieza, codificando así la música en tu memoria.

Repite estos métodos varias veces hasta que consigas tocar la pieza, con los ojos cerrados, sin cometer ningún error. De este modo, no te basarás sólo en la repetición, sino en tu propia memoria, que es el objetivo.

2. Organizarse
La organización, en este sentido, se refiere a la forma de enfocar la práctica. Supongamos que tienes que aprender 20 canciones en una o dos semanas. Podrías ponerte manos a la obra y atacar cada pieza furiosamente hasta que creas que las dominas todas, pero ese es un enfoque desorganizado, y además contraproducente.

Empieza por coger una sola pieza para aprender. A partir de ahí, observa el material y organízalo en varios niveles de grupos y subgrupos. Tómate el tiempo necesario para analizar la estructura de la pieza.

Mira dónde encaja tu parte con los demás instrumentos de tu banda. Si es posible, intenta ver las distintas dinámicas, los valores de las notas y el tempo de la pieza. Si no está ahí, haz lo posible por averiguarlo.
Una vez que tengas tu parte particular bien organizada, intenta un reto.

Coge un papel en blanco e intenta escribir toda la pieza de memoria. Los estudios demuestran que tomar notas a mano está asociado a una mayor memoria, así que inténtalo.

mejorar mi memoria musical

3. Añade detalles
Añadiendo detalles, o elaborando una pieza, puedes superar con creces el ejercicio de limitarse a repetir y “aprender”. Añadir detalles ayuda a construir un significado en torno al material. La pieza se convierte en algo más que un montón de sonidos y notas. Los detalles darán vida a la pieza añadiendo imágenes mentales, historias, personalidades, emociones, etc.

Estas cualidades pueden vincularse a las distintas notas, frases y movimientos que componen una determinada pieza musical.
Ten en cuenta que cuanto más claras y específicas sean estas cualidades y cómo las utilices, más resonará la música en tu cerebro. Esto no sólo te ayudará con la memoria, sino que también te ayudará a transmitir tus ideas fácilmente a un público.

Piensa en un momento determinado de tu pasado que recuerdes con cariño. Quizá fuera un libro favorito de niño o un fin de semana divertido con viejos amigos. Lo más probable es que recuerdes los detalles concretos por encima de todo. Quizá fue una canción la que despertó tu memoria, o una imagen única. Cualidades como éstas te ayudan a recordar mejor el pasado, y esto tiene el mismo efecto en la música.

Es importante tratar tu música como una creación única, no como algo salido de una cadena de montaje. Añadir detalles hará que una pieza musical cobre vida. Lo mejor es que no importa qué cualidades asocies a una pieza musical determinada. Depende completamente de ti, así que lo que creas que funciona, funcionará.

4. Construye un castillo de memoria
Si todo lo demás falla en tu intento de mejorar la memoria, prueba esto. A menudo conocido como el “método de los loci”, un castillo de memoria puede ayudar a memorizar información colocando un elemento a recordar en un punto a lo largo de un viaje inventado.

A partir de ahí, la información puede recordarse en un orden determinado simplemente recorriendo la misma ruta a través del viaje.
Loci es el plural de la palabra latina locus, que significa lugar o localización. Lo que quieres hacer es reunir una serie de loci para ayudar a tu memoria.

Por ejemplo, empieza haciendo un recorrido por una ruta conocida de tu casa, por ejemplo, desde tu dormitorio hasta la cocina. Crea una aventura mental tomando nota de los lugares de este viaje (por ejemplo, tu cama, la puerta de tu dormitorio, el pasillo, los escalones, el salón y luego la cocina). Estos elementos son la primera línea de defensa de tu castillo de la memoria.

A continuación, sé un poco más específico con una lista de elementos que quieras memorizar, como una lista de la compra, por ejemplo. Toma esta lista y asigna a cada artículo una ubicación en el último ejercicio (por ejemplo, la leche en tu cama, el pan en la puerta de tu habitación, la cerveza en el pasillo, etc.).

A partir de ahí, intenta recordar los objetos recorriendo mentalmente tu ruta por el castillo de la memoria. Debería resultarte mucho más fácil recordar la lista ahora que tienen alguna asociación. Para relacionar esto con la música, intenta crear una lista de letras de canciones o acordes para recordar.

Si quieres que esto se te pegue aún más, repite el mismo proceso unas cuantas veces.

APRENDE a TOCAR GUITARRA - ACCESO INSTANTÁNEO

¿QUIERES TOCAR GUITARRA como un PROFESIONAL lo antes posible? Tenemos el ENTRENAMIENTO más completo que existe con BONOS que harán de ti un EXPERTO rápidamente.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Artículos Recientes

Tocar Guitarra Desde Cero
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x